jueves, 20 de enero de 2011

Una Voz

Y te explico que me nace así, esta voz dulce no la falseo,
me sale de modo natural,
tambien mi sonrisa y mis andares,
lo sé, en apariencia puedo resultar femeninamente tonta,
y me importa un bledo la apariencia...
estas, "mis vocecitas", "mis sonrisas" estos "mis andares",
ya venían genéticamente adjuntos con el pedido,
forman parte de mi,
al igual que mi ombligo, mi vello púbico de invierno y mis dedos todos.
y me importa poco o nada...si te agradan o desagradan...

Y si acaso se me antojara, por decisión propia,
restar dulzura a mi sistema vocal,
no mostrar las flores de mi sonrisa y estarme quieta...
Convertireme en pescadora de sirenas,
por oir diferente canto,
que no diga,
que camino desprotegida por los mares de la vida,
desnudando mi voz y mi sonrisa,
ni que soy... manipulablemente fácil.
Me importa poco o nada, lo nada o poco que me conoces.

3 comentarios:

  1. "No es como tu me veas, sino como me vea yo.
    Si voy como tu quieres que vaya, ya no seré yo: Seré tú, y esa no es mi intención, es la tuya,
    y yo, no soy tú y nunca te diría como has de ser, pues no soy quién, así que nunca me digas como he de ser yo, pues tú tampoco eres quién.
    Esa puede ser la única diferencia entre nosotros dos, pero, ¡QUE GRANDE ES!..."

    Vito Íñiguez-Perfectos animales

    ResponderEliminar
  2. Bella declaración en la que la autoestima está por encima de críticas y necesidad de aprobación, somos como somos y mostrarnos tal cuál nos hace fuertes y armoniosas.
    Gracias por enlazarme y por compartir tus trabajos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estar uno conforme y agusto consigo mismo aunque parezca algo sencillo es difícil y muestra una gran madurez, porque no es verse como un dechado de virtudes o un montonazo de defectos, es ser consciente de nuestras limitaciones y sacarle ventaja a nuestros pros minimizando los contras.

    Un poema profundo e intimista el tuyo amiga.

    Abrazos.

    ResponderEliminar